Remolinos que eran tus cabellos de noche numinosa.

De las manos que te perseguían y se enredaban

en ti.

De lunas y olas entre arena rebelde

que en tu cuerpo dormían.

Yo dormía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *